Stolen Moon – Photo 50/52Weeks

Son las 1:16 de la madrugada y acabo de cenar hace 30min, con muchas ganas ya de terminar el 52Weeks, quien me mandaría a mi meterme en estos líos… pero lo volvería a repetir sin duda, eso si, sin retrasos por favor, que llevo 2 semanas de locos. Para esta foto he elegido a Amaia, fue de las primeras personas en enviarme un mail para participar en el proyecto y por poco se queda fuera, como he tenido que dejar a muchas personas que se habían apuntado y finalmente no ha podido ser, bien porque se apuntaron tarde o porque yo no les veía para las fotos que iba haciendo, aún así muchísimas gracias a tod@s!!

 

La idea de la foto era simple, un vestido blanco largo, una lampara que simulara ser una luna y un cielo lleno de estrellas. Para empezar Amaia no tenia ningún vestido como el que yo lo pedía que trajera, hasta que se le ocurrió la idea de coger el vestido de Novia de su madre, bueno, primer problema resuelto, tocaba buscar una Luna, fuí a Iluminacion Beta a ver si tenia suerte y encontraba algo parecido a lo que necesitaba, nada mas mirar el escaparate la vi, ahí estaba mi luna esperándome!! le comenté a Begoña para que necesitaba la lampara y muy amablemente me la presto para la sesión sin pensárselo dos veces, mil gracias Begoña. Solo quedaba un cielo lleno de estrellas, cuando empecé el proyecto mi idea era tocar todas las ramas de la fotografía y meterme también con la fotografía nocturna para poder conseguir esas fotos con un bonito cielo lleno de estrellas, pero finalmente me centré solo en retratos, así que tampoco tenía en mi archivo este tipo de foto, no quedaba otra que pedir una foto de un cielo prestada para la foto, gracias Javi por cedérmela.

 

Pues bien, ya teníamos todo lo necesario para nuestra foto, la única iluminación proviene de la  lampara que sujeta Amaia con sus manos, y no, por desgracia no va a pilas, así que con mucho cuidado he tenido que borrar el cable del enchufe, su trabajito me ha costado para que no se notara nada de nada. La luz como podéis está mas abajo que la cara de Amaia y eso no es muy bueno si no queremos conseguir una iluminación tipo Frankestein, va a ser que no, eso no era lo que buscábamos, si no una iluminación lo mas suave posible dentro de las limitaciones que teníamos,  junto a una cara con gesto angelical, para ello iba guiando a Amaia para que levantara o bajara mas la barbilla según la posición de sus manos junto a la lampara. La foto esta sacada con el Sigma 35mm a f2 e Iso200, suficiente para iluminar su cara y no quemar el vestido, ya que al ser blanco y con brillo corríamos ese peligro.